sábado, 25 de mayo de 2013

Escribir, sueños y deseos de una escritora






¿Hola?



Ha pasado muchas semanas desde mi última entrada en el blog, casi un mes. Así que hay mucho que decir.




Hace poco he comenzado a responder las preguntas que me han hecho en taller, a todos los administradores, y en el trascurso de responder recordé cientos cosas que  me ha pasado en el mundo del fanfiction.




Me gustaría haber precisado más en ello, pero somos muchas personas que responderemos esas preguntas en una sola entrada, así que tuve que hacer un reencuentro rápido, muy rápido, de todo eso. Aquí puedo explayarme más de esos temas.



Suou es una chica que contacté cuando tuve un foro de fanfiction, eso fue cerca de dos años atrás. Y desde entonces, de a alguna forma estamos en contacto, sé que ella entra por aquí a ver mis nuevas entradas al igual que curiosea en el blog de taller.



Ella hizo algunas preguntas sobre la entrevista para los administradores, las cuales ya tengo respondidas, pero aún no se subirán ya que los demás aún están en proceso de contestar. Fue lindo plasmar las respuestas, porque siempre que me preguntan sobre el fanfiction es recordar mis inicios. Es recordar a una Hana torpe, tímida y ansiosa, aunque esto último sigo siéndolo, que se dedicaba más a esperar un reviews que a escribir correctamente, es por ese el motivo de la ansiedad de esa época.



Y con el tiempo fui corrigiendo eso. Con el tiempo muchas cosas cambian y yo cambié algunas malas manías, entre ellas en no usar la coma. Mis párrafos de ese entonces eran largos testamentos que carecían de comas, puntos y cualquier otro signo conocido.


Hay una pregunta que me hubiera gustado explayarme más, pero… ya ¿mencioné que somos muchos en una entrada? Ese fue el motivo de hacer una respuesta rápida. La pregunta fue: «¿Piensa volverse profesional en el ámbito literario?».




Y la respuesta fue: Sí.





Siempre he mostrado mi interés por desarrollarme profesionalmente en la literatura, pero también sé que mis conocimientos a comparación de otros escritores son nulos y es normal. En este mundo siempre va haber personas que sepan más que yo y otras que sepan menos. Estar consciente de ello solo puede incentivarme a leer más, y estar más informada.





Cuando un escritor desea dejar en fanfiction y «pasar a otras ligas» tiene que tener como buena aliada a la lectura, si ya de por sí escribes una vez al mes y te demoras unos tres meses en actualizar, tu ritmo como lector tiene ser mucho más que eso. Un escritor tiene que ser un gran lector.




Yo no me considero una gran escritora, incluso sé que tengo mucho por aprender, siempre que puedo leo algo con respecto a literatura para mejorar más en mi estilo al escribir.



Muchas personas me han dicho que mi estilo para escribir es muy sencillo. En parte es porque yo misma deseo que sea así, que sea sencillo porque deseo que mis escritos los pueda leer cualquier persona que tenga ganas de leer, que disfrute de un texto claro y sin complicaciones, pero no por ello que sea simplista, siempre he tratado ser sencillo pero no simplista.




He estado mucho tiempo probando con editoriales, desde el 2011, y siempre he encontrado como respuesta el silencio. A fines del año pasado una editorial estaba dispuesta a publicarme, ya estábamos por firmar el contrato de edición, pero al poner que la historia a publicarse era de temática gay, la editorial dejó de responder mis mensajes, probé dos o tres veces mandando el mismo mensaje y al seguir recibiendo el silencio como respuesta estaba más que claro lo que pasaba. Ellos no estaban interesados en publicar historias de esa índole y yo no estaba interesada en cambiar el género de mis personajes para ser publicada, así que la situación quedó en nada. Yo como autora estaba dolida, porque en ese entonces no estaba pasando por una buena situación emocional, siempre tengo unos bajones que espantan.




El tiempo pasó y tal como me dijo mi amigo Eduardo, que tenía muchos meses sin actualizar mi sección de taller. Fui trabajando en ello, para ese entonces estaba con una convocatoria de personal en la sección, dejando como resultado una sola persona como participante, ya que las demás no cumplieron con el tiempo de entrada del examen.


Ya había enterrado mi deseo de publicar por una editorial, es más estaba pensando en publicar por mi blog estas historias. No le veía ya ninguna importancia tenerlas guardadas, era mejor dejarlas libres… pero cuando estaba ya por comenzar con la corrección del escrito sucedió algo que no me esperaba.



En un mensaje de Facebook, en mi otro Facebook que tengo, una mujer dejó un mensaje, dejando algunas descripciones de ella y presentándose como editora de una editorial online. Yo investigué la web de la editorial y aunque no es muy conocida, me pareció que ella era sincera.




Cuando pensé en ese hecho recordé las palabras de una escritora, que hace tiempo hable con ella y también perdí contacto, ella siempre decía: «cuando un escritor esté listo para poder publicar; publicará». Y en ese instante entendía que era lo que quería decir, que las oportunidades vienen solas, no es necesario forzarlo, aunque muchas veces te desesperes en el camino.



Actualmente estoy en el proceso de corrección, aunque no he avanzado mucho porque estoy en finales de ciclo universitario. Al estar en vacaciones me dedicaré a ello. Por ahora tengo la autorización de mostrar el primer capítulo del libro. Lo subiré por aquí y en algunas páginas donde publico mis textos.


Solo espero que esta saga esté a la altura y sobre todo que trasmita el mensaje que deseo expresar. Sería el primer libro que publicaría de forma profesional. Y me siento nerviosa por eso.



Me siento satisfecha por encontrar una editorial que apoye el género LGBT, ya que no tuve muy buena experiencia con la anterior editorial, pero veamos cómo va. Total, un escritor siempre tiene que sentirse satisfecho con la editorial donde «trabaja».



Y esa sería una lección que dejaría para las personas que desean publicar: nunca duden de lo que hagan, porque la recompensa de seguir en esa línea es que su arte será valorado y apreciado. Muchas veces se sufrirá y se preguntarán si están por el camino correcto, de alguna forma pensarán que no llegarán así ningún lado, pero con dedicación, tiempo y con ganas de aprender más será el motor para ser cada día una mejor escritora. Y cuando eso pase, las oportunidades llegarán solas.